domingo, 26 de septiembre de 2010

Se había cortado el pelo y de pronto tenía ganas de llorar, bostezamos a la vez pero todo estaba lleno de sangre y ya no había heridas curando que rascarse.

11 comentarios:

Ricardo J. Román dijo...

Buenísimo el texto.

Feliz fin de semana.

Besos.

La magia de mi pluma dijo...

ay, hija, pa lo que te da a tí una sesión de peluquería ;)

Gabiprog dijo...

¿Dónde he puesto mis tijeras?

...






:)

Aprilis dijo...

Que de detalles bonitos en tan poco texto :-) !

Héroe de Leyenda dijo...

Si a lo que esconde el pelo se le ocurren frases como la última, por mi como si prenden fuego a todas las peluquerías.

(esta ves te has lucido tu, muñeca)

Héroe de Leyenda dijo...

Si a lo que esconde el pelo se le ocurren frases como la última, por mi como si prenden fuego a todas las peluquerías.

(esta ves te has lucido tu, muñeca)

un completo gilipollas dijo...

Las tijeras me dan miedo...

Siempre suyo
Un completo gilipollas

anabolizante dijo...

si me cortase el pelo también lloraría

Roberto dijo...

kafkiano humo sube a mi mirada

umm...simplemente genial el regusto que me dejaste con tus palabras

Jime dijo...

"Déjate tranquila esa herida o nunca se curará y te quedará una marca fea..." Nunca le hice caso a mi mami.. :(

Vagamundo dijo...

Rápido y decidido, casi imperceptible como las legañas del desamor