lunes, 6 de septiembre de 2010

barroco

Se colocó el pantalón cómodamente en la cintura e hizo un ademán de toser, pero no tosió. Empujó las gafas sobre su nariz, hacia arriba y hacia el centro, y acortó a la vez los centímetros que el papel áspero distaba de su cara, movimientos ambos, aunque francamente efectivos en sí mismos, contradictorios y contraproducentes sumandos el uno al otro, como era la situación aquella, mañana lluviosa, café en la blusa, uñas sin pintar, algo perdido, algo por hacer, algo que tirar, algo que recordar.

Primer día de tantos y no volvería a llegar tarde, que la premura no era cualidad tangible impresa en su carácter no era necesario que todos lo supieran, y menos aún que las ojeras delataban pesadillas firmadas con su nombre y que ahora solo repasaba las necrológicas diarias en busca de la ausencia que cerciore que perdura la existencia. Levantó la vista y ojeó el cuarto. Me estoy volviendo barroca, pensó, pero en palabras decimoséptimas, grandiosas y recargadas, inmensas. Probó a embadurnar la mancha con una pizca de saliva, yermo el intento, perdidas ya todas las composturas en su nueva soledad, se cambió de camisa con rapidez dejando tres botones sin abrochar, los tres primeros, o los tres últimos, según desde dónde uno comenzara a contar.

Contempló en el espejo el retazo de su piel que regalaba a la vista. Alborotó el pelo y se volvió a colocar las gafas. Apuntó antes de salir:

Que mi ombligo tiene también aristas, cariño.

Y ya sé que a ti lo que te gustan son las curvas.”

13 comentarios:

I. Ballestero dijo...

eres genial, pero eso creo que ya te lo he dicho alguna vez no? y si se me ocurrieran palabras decimoséptimas, recargadas y barrocas, pondría algo mucho más grandilocuente pero... creo que las dos primeras palabras lo resumen...

Héroe de Leyenda dijo...

Y mientras nos habla de curvas peligrosas, de fondo podría sonar esta canción: http://www.youtube.com/watch?v=6fgruMUaQ9U

un completo gilipollas dijo...

Oigame usted: escribe jodidamente bien.
La sigo... (no muy de cerca, no se asuste)
Siempre suyo
Un completo gilipollas

Ricardo J. Román dijo...

Excelente espacio. Te comenté también en tu otro blog. Pero esto que leí si me gustó mucho.

Saludos! Te sigo!

nuria dijo...

Hola:
Me encanta como escribes.
A partir de ahora te sigo.
Mi blog es:
http://sicodivina.blogspot.com
Un beso

Clementine dijo...

Que bonito lugar.
Por supuesto que te sigo
:)

Espérame en Siberia dijo...

¡Enhorabuena por tu espacio, cariño!
Mucho, mucho éxito :)

Juliette. dijo...

Y qué mejor que tener artistas en los ombligos.

¿Él también se volvió barroco o sólo por momentos?

Irene Olmo dijo...

Me encanta....como siempre X)

Desilusionista dijo...

Fíjate, a lo mejor ese es mi error! No buscaros los bordes cortantes...

P.D.:la última frase es de lo mejor que he leído últimamente

Sophie dijo...

Genial lo que escribiste. Así de fácil

Lexy dijo...

Me ha gustado eso de que la describes como barroca :) Muy bueno.

Nicky dijo...

Escribes con una frescura increíble. Amé tú blog... Me imaginé todo lo que escribiste en esta entrada, me hizo sentir apurada (?), y en especial eso de que se colocaba los lentes y se lo acomodaba :D

bueh, espero verte por mí Blog
besos!