martes, 22 de marzo de 2011

Paraguas

Los ojos miel le lloraban como rompe un paraguas, o como tiembla un abeto cuando hay ventisca. No sé cómo ocurre nada de esto, quizá todo asuma la misma levedad que implica la llegada del otoño (levedad, adiós al movimiento gravitacional trescientos sesenta grados sobre un eje que es propio), con la misma parsimonia del hasta luego convertido en un adiós, o del viento que cambia de dirección. Yo nunca supe nada. Solo sé que si aprietas suave en la herida, sangra otra vez.

Solo sé que al final quedan cuatro ramas quebradas y una maraña de alambres en la basura que ya no valen nada. Ni a su propio nombre responden. Paraguas.

7 comentarios:

Luna Méndez dijo...

En verdad el paraguas no es tan buen invento. Con lo bonito que es caminar bajo la lluvia!

Vagamundo dijo...

Sabes tantas cosas más, seguro. Aunque a veces te parezcan triviales y baladí, frente a unas Lágrimas de miel

Hevia dijo...

Un texto precioso :)
Saludos!!

Héroe de Leyenda dijo...

Letal y devastador, me ha encantado el simil del abeto

Paco dijo...

Espero que tarde el dia en el que tengas que coger un paraguas...
minimo hasta nociembre... :)
He vuelto, e intentare ponerme al día! un beso!!!!

kynikos dijo...

precioso! me encanta como mueves las palabras entre confusión y confusión por imágenes desgarradoras ("Solo sé que si aprietas suave en la herida, sangra otra vez.") hasta arrancarlas de su significado. decadencia, ruina, perdición, asolamiento, que se yo.

Mariiiinaaa:D dijo...

hooola, que chulii tu blogggggg me gusta muucho te siggooo:D
pasate por el mio a ver qe te parece: http://everybodyneedsinspiration2.blogspot.com/
un beso!!♥