lunes, 19 de octubre de 2009

Cucú

A nuestras espaldas, el cielo amaneciente se teñía de un color encendido, convirtiendo nuestro mundo en poco más que un metal candente, desparramando su rojo entre las moribundas nubes, chorreantes de carmín, deslustrando el paisaje, atormentando la habitación, oscureciendo el albor taciturno.

Entre la penumbra, tu silueta ennegrecida ensombrecía la lobreguez de la sala, donde solamente unos ojos brillaban feroces, tus ojos, de espléndido animal templado, ferocidad en círculos concéntricos, fijos en aquel sofá enmohecido donde reposaban mis huesos destrozados, postura incómoda, viejo mueble, miedo meciendo instintos, ave rapaz al acecho, rotundos, tus ojos.

Esta no es forma de acabar”, acerté siquiera a pronunciar.

Silencio opaco en el que solo dos esferas se iluminaban, seguro advirtiendo mis propios temblores, agravados aún más tras los vanos intentos de ocultártelos, pequeña, inmunda mi figura, malograda ficción de vida autónoma.

Cucú. El maldito animal leñoso teñido de azul océano, expulsado de las entrañas de mecanismos de aquel estúpido reloj, engranando piezas, manecillas huecas, relampagueaba tu indiferencia cada dos segundos, trinando minutos hermanados, cucú, retumbando en mis tímpanos irritados, cucú, pestañeando con unísono ritmo, perfección la tuya, la suya. Cucú, proseguía, perdí la cuenta de las horas, eternas, infinitas ya, moribundo silencio, pregunta sin respuesta. Cucú y ya no paraba, sonreías, podría jurar que lo hacías, maldad espléndida y perversa, sabiéndome perdida en el laberinto escorzado del piar repetido. Eco estruendoso, cucú...

Resignación, al fin y al cabo, el infierno no debería estar demasiado lejos.


32 comentarios:

Lázaro Suárez © dijo...

llegué el primero, qué suerte la mía.

te hacías de rogar eh?

pues mira, aunque no sea el que estaba esperando, me ha valido igual. Recuerdas que decías que te decían que eran como ñoños tus textos? pues éste no no nono. Este es distinto. Me explico, al leerlo, casi como descifrándolo debido a la gran carga léxica y concentración de vocabulario, obligas a prestar más atención de la que normalmetne empleo al leer algo, metiéndome más en la atmósfera que creas; una atomósfera que creo que era tal cual como tú la imaginaste al escribir, la habitación anaranjada por el amanecer, los ojos desde el sofá, y la historia de fracaso entre dos rodeándolo todo.

me ha gustado, sobre todo por eso, por la atmósfera tenue en la que metes al que lo lee.

un besón!

pd. más , más , más

Lorena G.B dijo...

A veces el fracaso y la presencia el infierno no nos dejan ver más allá de nuestras narices... y es una pena porque no sabemos lo que podemos llegar a pedernos.

Un beso, pequeñaNoviembre.

Me encantaría publicar uno de tus bonitos cuentos en El alfabeto de Babel :)

Héroe de Leyenda dijo...

Exhibición de adejtivos y descripción precisa del ambiente cargado. Cómo dice Lázaro, has conseguido crear atmosfera. Enhorabuena.

Parece escrito por tu paisano Nacho Vegas, que me encanta.

:)

campanilla dijo...

Noviembre, me da pena que no escribas más a menudo.. pero la espera compensa, porque cada vez que vuelves, vuelves con ma-yús-cu-las.

Un abrazo

Miguelo dijo...

y en el infierno no se pasa frio

BloodGhost dijo...

:)

La Aspirante dijo...

El Infierno siempre queda cerca. Es el Cielo lo que no conseguimos alcanzar. Un besazo, pequeña.

María dijo...

final tremendo!!!
continuará???
como siempre...demasiado bueno.

taCh dijo...

Un escalofrio enorme me ha recorrido la espalda al leerlo.

La atmosfera que has creado es impresionante, al igual que el texto.

;)

siento haber estado desaparecida.
He vuelto

Un beso enorme

Lala dijo...

Uff, qué tensión! Coincido con los demás: sabes crear atmósfera.

Un saludo

Ankara dijo...

aprovechando que hoy tengo día enfermo en camita me pongo al día con todo lo nuevo que hay por los blogs, incluida tu, Noviembrecilla :)

Qué bien te ha quedado ^^

esa única frase de "esta no es forma de acabar" me ha estremecido más que todo lo demás

Dara Scully dijo...

Hay tantas formas que no son buenas a la hora de morir...


miau
nocturno

Alatriste dijo...

Y es que a veces, lo único que queda es resignarse. Me gustó leerte en esta lluviosa noche. Alejaste mis fantasmas. Un abrazo.

Saii dijo...

me contagiaron esas letras....

Capitán Clostridium dijo...

Gracias por pasarte por mi blog (barco). Espero que disfrutaras la travesía.

Tony Amesty dijo...

Una entrada llena de reflexión, el infierno esta cerca,quizas no tengamos mucho donde elegir.

Un abrazo

Viviane Moreno dijo...

Muchas veces el infierno viene porque lo llamamos...

Tus texto son siempre muy creativos, eres autentica!

Buen finde!
Un abrazo

Viviane
www.morenoviviane.blogspot.com/

Henry Write dijo...

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

yurenaguillen dijo...

Un texto muy distinto a los anteriores. El vocabulario se ha enriquecido y la abundancia de léxico hace que el texto sea más denso como las imágenes que consigues.
Me gusta este cambio de registro. Me gusta mucho.
Un abrazo grande.

sarah dijo...

muy bien captado el desasosiego.
saludos

La magia de mi pluma dijo...

Con cada publicación te superas. Es una de las descripciones mas precisas que he leido nunca, no se si decirtelo por aquí o decirtelo mañana en persona jajaja

Besos

Aprilis dijo...

Buff! Tu relato me dejo desorientado, oigo cucús por todos lados y no se muy bien por donde mirar ni hacia donde caminar...

Muy Muy bueno :) ! ^_^

Un Saludo !

PD: La verdad es que deberiamos hacerle caso casi siempre a Mami, pero es divertido ser algo rebelde no :P ?

Roberto dijo...

asi que te gustan mis domingos?...pues a mi toda tu semana...

las musas están de tu parte, aprovecha la coyuntura poética, me fascina tu manera de escribir...

Jo Grass dijo...

Este texto me recuerda una colección de fotos de Cindy Sherman que seguro conoces( si no es así te recomiendo revisar su trabajo) En Blanco y negro. Siempre ella como protagonista de una historia que está pasando, de la que solo tienes un fotograma y donde el espectador puede imaginar princípio y final de la secuencia; con la estética de las mujeres americanas de los años cincuenta.

Es como la idea de fijar el fracaso y su descenso al infierno que describes, pero dejando que el lector pueda completarlo en su imaginación un poco antes y un tanto después del momento relatado. Resulta muy visual a pesar de la complejidad de la prosa que utilizas. Unas líneas más arriba algunos lo han definido como" atmósfera".

Joer, ¡qué espesa estoy!, pero si has visto las fotos de esta mujer entenderás mejor el símil.

Un besote

Álvaяо™ dijo...

Qué manera tan expléndida de escribir, de veras. Todo es un infierno cuando el sólo hecho de vivir, se convierte en rutina.

Un beso.

Dawidh dijo...

Y entonces ¿cuál es la manera de terminar?

Olga dijo...

Hola soy nueva en tu blog, llegue gracias al blog de Saii me parece muy bueno felicidades, te estare leyendo desde México
un saludo

Olga dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
oleia dijo...

jajajaj "Maldito animal leñoso", me encanta xD

Verónica (peke) dijo...

Te releo de nuevo miesntras espero que actualices....

besotes de esta peke.

pd. te espero por mi rincon con tu taza de cafe caliente, siempre que quieras...

campanilla dijo...

Noviembre!!!!!!!!!!
Empieza tu mes!!!!!!

:D

Irene Olmo dijo...

Esperando un nuevo post ;)